top of page

Fín de semana de contratiempos para Pepe Martí en Australia.


La suerte no ha estado de lado del piloto español en el Gran Premio de Australia, donde por varios contratiempos no ha podido aprovechar la velocidad de su monoplaza para sumar más puntos.


Martí se sitúa séptimo en la clasificación general del campeonato, y seguirá trabajando para llegar más fuerte a Imola, y poder luchar en las posiciones delanteras. 


“Una carrera para olvidar, con fallos de los que aprender. Ahora toca volver a casa, seguir trabajando duro, y llegar más fuerte a la próxima prueba. Quiero dar las gracias al equipo y al Red Bull Junior Team. Tenemos un buen coche y la cabeza puesta en Imola con ganas de volver a estar delante”. 




El inicio de Pepe Martí en la Fórmula 2 ha sido de una evolución evidente. El piloto del Red Bull Junior Team arrancó la temporada en el podio, con una segunda y tercera posición en la primera carrera de Bahrein. Sin descanso llegó Jeddah, donde salvó los muebles y sumó puntos.

Este fin de semana se ha disputado la tercera cita en Melbourne, Australia, de dónde Martí se lleva un gran aprendizaje.Ha sido una jornada marcada por contratiempos y obstáculos para sumar a su bagaje y seguir trabajando en su año como rookie en la categoría intermedia. Martí logró el viernes una gran mejora en el clasificatorio, una tarea que tenía pendiente, obteniendo su mejor resultado en qualy hasta el momento; el séptimo puesto.


El sábado en la carrera Sprint, cuya parrilla es invertida para las 10 primeras posiciones, Pepe salió desde el cuarto puesto. Tras una gran salida en la que hubiera tenido opciones de situarse líder, otro piloto lo embistió y acabó fuera de la pista, dejándole sin opciones de continuar. La mala suerte fue fulminante con el piloto catalán, que tenía ritmo y velocidad para ganar la prueba. 


Este domingo, sin experiencia en el trazado Albert Park con el monoplaza de Fórmula 2 tras no haber rodado el día anterior, la carrera larga se postulaba como todo un desafío. Desde la séptima posición de parrilla, Martí había vuelto a salir bien hasta que en la curva 10, un pequeño error le hizo perder dos posiciones. Después, la parada a boxes fué la deseada, y sumado a un safety car inoportuno, no pudo terminar más allá de la décimo tercera posición. 

Un fin de semana de obstáculos, que Pepe Martí añade a su experiencia para seguir aprendiendo y llegar más fuerte a la próxima carrera. Después de un inicio frenético de tres pruebas prácticamente seguidas, la Fórmula 2 llega a un parón de siete semanas y volverá en Imola el próximo 17-19 de mayo. 


“Fin de semana difícil. Después de nuestro mejor resultado de qualy el viernes logrando la séptima posición, todo lo demás no nos ha venido de cara. Ayer sábado hice una gran salida, teníamos opciones de situarnos en la primera posición, pero el contacto muy grande con dos pilotos nos dejó fuera de carrera. Hoy domingo también he hecho una muy buena salida, saliendo desde el séptimo puesto. Me he situado en la quinta plaza en seguida. No obstante, en la curva 10 he cometido un error que me ha salido muy caro. Era la primera vez que iba muy cerca del piloto que tenía delante. Él ha cometido un pequeño error y ha ido un poco largo, y yo detrás, por la parte sucia de la pista. Seguramente por la inexperiencia de no haber corrido la Sprint del sábado, que ha supuesto tener muy poco rodaje en este circuito con un Fórmula 2. No he sabido anticipar suficientemente el cambio de balance del coche, y el resultado ha sido perder dos posiciones. Un gran fallo por mi parte, aunque después ha continuado la mala suerte. Cuando se ha abierto la oportunidad de cambiar ruedas, hemos hecho la parada como es habitual, pero no ha sido demasiado buena. Además, justo ha salido el coche de seguridad, y en ese momento no nos venía bien. Nos han pasado 5 o 6 pilotos por delante, y a partir de ahí ha sido otro tipo de carrera, bastante cuesta arriba. He ido luchando atrás con un grupo ámplio y varios contratiempos y pequeños incidentes con otros coches. Una carrera para olvidar, con fallos de los que aprender. Ahora toca volver a casa, seguir trabajando duro, y llegar más fuerte a la próxima prueba. El coche es competitivo, como se ha visto, dado que mi compañero cada vez que ha tenido la oportunidad ha sido el más rápido en la pista. Así que es una pena no haber podido aprovechar el coche teniendo la misma velocidad. Quiero dar las gracias al equipo y al Red Bull Junior Team. Tenemos un buen coche y la cabeza puesta en Imola con ganas de volver a estar delante”. 


Comments


bottom of page