Martí lidera por primera vez una carrera de Fórmula 3 en un domingo atípico



El Gran Premio de Imola terminó con buenas sensaciones para Pepe Martí, que logró liderar una carrera de F3 por primera vez en su vida, aunque no pudo culminar la gran actuación con un buen resultado por la elección de neumáticos.

El rookie sale de Imola con gran aprendizaje de todo lo sucedido durante el fín de semana y espera con ganas el gran premio de casa en el Circuit de Barcelona-Catalunya que será el próximo mes de mayo.





El Autódromo Enzo e Dino Ferrari acogió la segunda prueba de la temporada, con un inicio complicado donde la lluvia fue la protagonista. Las condiciones de la pista impidieron que el piloto del equipo Campos Racing pudiera preparar su monoplaza para condiciones de seco en la sesión libre que abrió la acción en pista el viernes por la mañana. La meteorología también afectó al desarrollo de la clasificación. Una ‘qualy’ donde hubo cambios constantes en la pista y tres interrupciones con bandera roja, que dejaron al piloto de Barcelona en la 24º posición para la parrilla de salida de las dos carreras del fin de semana.


En la primera carrera, que tuvo lugar el sábado, los reglajes de embrague y motor no ayudaron de cara a la salida. Perdió varias plazas, pero poco a poco fue escalando posiciones a buen ritmo, motivado por el inesperado buen comportamiento en seco de su Dallara. No obstante, su carrera se detuvo unas vueltas más tarde cuando no pudo hacer nada al pisar la gravilla que había dejado en pista otro coche. Se salió del trazado y se vio obligado a abandonar.


La segunda carrera del domingo arrancó a las 8'50 de la mañana. En la vuelta de formación encontró una pista muy mojada y decidieron poner ruedas de agua. No fue el único ya que habian varios coches con las mismas ruedas. La estrategia dio sus frutos en el inicio de la carrera ya que todos los que llevaban estas ruedas mejoraron sus posiciones. La mejor actuación de todos ellos fue justamente la de Pepe, que desde la vigésimo cuarta posición alcanzó el liderato.

Martí fue líder durante dos vueltas, hasta que perdió su posición, y en vistas de que la lluvia no llegaba aprovecharon la activación del coche de seguridad virtual para hacer la parada en boxes y poner ruedas de seco.

Volvió a pista y ocupó la 22º posición pero pudo remontar hasta la 16º. Terminó la carrera en 15ª posición después de la sanción de otro piloto, pero con la experiencia de haber liderado el primer puesto por primera vez en una carrera de Fórmula 3 con tan sólo 16 años.


" Ha sido una carrera caótica, tanto el equipo como yo nos la hemos jugado con los neumáticos de agua porque la pista estaba muy mojada en la vuelta de formación y hemos visto la oportunidad de sacar algo de esta situación, sin embargo no ha podido ser así. Es cierto que hemos sido capaces de liderar la carrera y ha sido una gran experiencia, aunque queda mucho por mejorar. Esta vez no nos ha salido bien, pero después de la parada hemos sido capaces de ir hacia delante y remontar seis posiciones. Obviamente no es donde queremos estar, pero tenemos más ritmo que en Barhain, que era el objetivo de esta carrera y al final lo que necesitamos es dar vueltas y así ha sido este domingo. Esperamos seguir mejorando, sobretodo en clasificación porqué tenemos buen ritmo para poder puntuar en carrera", explica el joven piloto.

" Si hacemos el balance global hemos dado pasos adelante muy grandes porque el coche ha mejorado mucho en condiciones de carrera. El objetivo para Barcelona sigue siendo el mismo. Aprovechar el buen ritmo de carrera que tenemos, todo el trabajo que hemos hecho y lograr clasificar bien para estar en posiciones delanteras" zanja Martí.