Pepe Martí encuentra su mejor ritmo en la penúltima prueba de la Fórmula 3


El piloto español sale de Zandvoort con un nuevo objetivo cumplido, tras lograr dar un paso adelante en cuanto a ritmo en la última carrera del fin de semana.

Martí suma experiencia para llegar al colofón en Monza, donde espera cerrar la temporada con un merecido resultado.

“Para mí ha sido una buena carrera. Tenía un ritmo muy bueno y ha sido una pena tener que salir tan retrasado… Es un buen progreso, hemos ido adelante y espero que en Monza podamos empezar desde donde lo hemos dejado en Zandvoort”.





El circuito de Zandvoort ha sido el escenario de la penúltima cita de la temporada oficial de Fórmula 3. El trazado de los Países Bajos, se presentaba como una pista complicada, con pocos puntos para adelantamientos y desconocida para el piloto de 17 años del equipo Campos Racing.

La sesión clasificatoria del viernes volvió a ser decisiva, y como había sucedido en pruebas anteriores, estuvo alterada por la intervención de banderas amarillas y rojas en los momentos menos adecuados. El joven piloto tenía posibilidades de hacerse con un puesto entre los diez primeros, teniendo en cuenta los registros que se iban marcando en la primera parte de la sesión, pero la neutralización de la tanda cuando estaba llevando a cabo su mejor vuelta, le dejó en el puesto décimo séptimo lugar para la parrilla de ambas carreras.

“La falta de experiencia en este circuito tan complicado nos ha salido cara - explicaba el mismo Martí - Solo hemos tenido 45 minutos de entrenamientos libres, y 5 vueltas tirando fuerte en la ‘qualy’. El mejor resultado habría sido un 13º puesto, e incluso tuvimos suerte clasificándonos 17”.

En la primera carrera, el piloto de Campos Racing, equipo apoyado por Movento, hizo una magnífica salida. No obstante, en la primera frenada, el mítico viraje de “Tarzán”, otro piloto delante de él sufrió un contratiempo y Pepe tuvo que frenar, perdiendo varias posiciones. A lo largo de la carrera quedó bloqueado por un piloto que rodaba más lento, y entre las numerosas intervenciones del coche de seguridad y la dificultad de adelantar en esta pista, se tuvo que conformar con el puesto que ocupaba y terminó 19º.

“Hice una buena salida y me situé por el interior - comentaba el piloto - Delante de mí se produjo un incidente y tuve que frenar. Al evitarlo perdí posiciones. Fue frustrante porque tenía un buen ritmo y me quedé bloqueado detrás de otro piloto, enganchado a él durante toda la carrera al no haber forma de adelantarle. Teníamos más ritmo pero era imposible pasarle”.

En la segunda carrera, Marti evitó los accidentes siguiendo otra trayectoria y logró situarse 14º al término de la primera vuelta. La prueba se vio marcada una vez más por la intervención del coche de seguridad, y tras una relanzada, Pepe perdió dos posiciones para evitar a un piloto que se había accidentado. Mantuvo una bonita pugna con uno de los candidatos al título y recuperó dos posiciones hasta alcanzar el puesto 14.

“Para mí ha sido una buena carrera. Tenía un ritmo muy bueno y ha sido una pena tener que salir tan retrasado. Ocupaba el 14º lugar por detrás del mismo piloto que en la primera carrera, cuando ha intervenido el coche de seguridad sin que hubiera necesidad de hacerlo. He perdido dos puestos al tener que evitar un accidente de otros pilotos, pero he encontrado mi mejor ritmo y he conseguido recuperar dos puestos", argumentaba Martí tras la carrera.

“Es un buen progreso, hemos ido adelante y espero que en Monza podamos empezar desde donde lo hemos dejado en Zandvoort”, zanja.

El próximo fin de semana, Pepe Martí concluirá su primera temporada en la FIA F3 en el mítico templo de la velocidad, el circuito de Monza, donde pondrá broche de oro a una temporada de aprendizaje y trabajo constante.