Progresos en seco y sobre agua para Pepe Martí en Spielberg

El piloto español protagonizó otra gran remontada en la carrera al sprint del sábado e igualó su mejor resultado de la temporada hasta ahora, muy cerca de la zona de puntos.


La manga del domingo se celebró en condiciones de mojado y eso permitió a piloto y equipo experimentar un progreso importante en todo tipo de situaciones, hecho que dará sus frutos en las próximas carreras.


“Estoy contento porque el ritmo es muy bueno pero con sensación agridulce en cuanto al resultado porque al final tenemos la certeza de que podemos estar en el top10”.




Fin de semana de una de cal y otra de arena para Pepe Martí en Spielberg. Desde la primera salida a pista en el Red Bull Ring, el piloto español mostró una gran progresión. Tanto él como su equipo, Campos Racing, obtuvieron muy buen ritmo desde el inicio de la ‘qualy’, marcando constantemente registros entre los diez primeros. En el último intento, los parciales del joven piloto indicaban que podía terminar entre el quinto y el décimo, pero pocos segundos antes de cruzar la línea de meta, el director de carrera mostró la bandera roja a causa de una salida de pista de otro piloto y la sesión se dio por finalizada. Martí, no pudo marcar su mejor tiempo y tuvo que conformarse con el vigésimo puesto para las parrillas de salida de las dos pruebas.

“La ‘qualy’ fue muy positiva, teníamos mucho ritmo y la vuelta en la que hubo la bandera roja veníamos para ocupar un lugar entre el top5 y el top10…Realmente fue una pena porque en esa posición hubiéramos tenido grandes oportunidades en ambas carreras”, comenta el mismo piloto.

La carrera del sábado se disputó en condiciones de seco y el piloto español volvió a ser protagonista de una nueva remontada espectacular, con un ritmo de carrera altísimo. Fue escalando posiciones desde su puesto número “20”, e incluso tuvo que recuperar nuevos puestos cuando en plena remontada, un rival le echó de la pista. Al final realizó más de seis adelantamientos y con la penalización de uno de los pilotos que terminó delante suyo, concluyó 13º.

“La carrera del sábado fue muy buena, teníamos un ritmo excepcional. Eramos muy rápidos y fui de los pocos pilotos que pudo adelantar tanto. Del vigésimo lugar al 14º y después de que me echasen fuera de pista y pasar a ocupar la posición 24, volví a remontar otra vez hasta el 14º puesto. Terminé décimo tercero después de penalizaciones y aprendimos mucho”, comenta él mismo.

La segunda manga del fin de semana tuvo lugar sobre una pista completamente mojada y con muy poca visibilidad. El ritmo del piloto de Campos Racing, volvió a ser impresionante. Fue avanzando posiciones, siendo protagonista destacado en televisión al conseguir el adelantamiento más espectacular de la carrera en la vuelta 17. Cuando estaba luchando para entrar en los puntos, siguiendo al 13º clasificado, este frenó en un momento inesperado y Pepe no pudo evitar el golpe. Se rompió la suspensión de su monoplaza y tuvo que abandonar. A pesar de ello, el joven piloto de 17 años se marchó de las montañas de Estiria muy esperanzado y con la certeza de que estar habitualmente en la zona de puntos es muy viable.

“La carrera del domingo ha sido una pena porque en agua la visibilidad era nula al principio de la sesión, se veía muy poco y había ‘aquaplaning’. No obstante, he hecho una primera vuelta adelantando a 3 pilotos en las tres primeras curvas, concretamente en la 4, la 6, y la 7, por fuera, y me he colocado 17º. Desde ahí he intentado seguir adelantando, pero me ha costado mucho. Cuando he tenido una oportunidad clara, lo he hecho por el exterior, pero después me he encontrado enganchado al difusor del coche de delante y en una bajada en la curva 4, él ha frenado mucho más pronto de lo que esperaba y no he podido hacer nada. Le he tocado un poco, y desafortunadamente se ha desplazado en la dirección que no esperaba que fuese. He roto la suspensión del coche”, explica.

“Una pena porque al final el piloto al que he adelantado anteriormente a esta acción, ha terminado noveno, así que el top10 era viable y una vez más, se demuestra que tenemos ritmo de sobras para estar en los puntos. Espero que en Hungría clasifiquemos bien y podamos demostrar dónde nos merecemos estar. Estoy contento porque el ritmo es muy bueno pero con sensación agridulce en cuanto al resultado porque al final tenemos la certeza de que podemos estar en el top10”, termina Martí.