Varios incidentes de carrera alejan a Pepe Martí de lograr sus mejores resultados.


El piloto español logró en Hungría su mejor resultado en clasificación hasta el momento, con un décimo tercer puesto.


En carrera, varios infortunios le alejaron de sumar un gran resultado, a pesar de haber estado entre los pilotos más rápidos en pista.


" Ha sido un fín de semana complicado. Hemos logrado nuestro mejor resultado en clasificación y en este sentido ha sido positivo, pero al mismo tiempo no hemos podido sumar el resultado que esperábamos en carrera".







Pepe Martí cierra la sexta prueba de la temporada de Fórmula 3 con sabor agridulce. El piloto español logró uno de sus objetivos, mejorar en la clasificación, pero no pudo acompañarlo con una buena posición en carrera tras varios incidentes que le impidieron obtener los mejores resultados de la temporada.

El piloto barcelonés buscaba sus primeros puntos del año después de protagonizar varias remontadas en las pasadas carreras, en las que la suerte tampoco estuvo de su lado.

En la clasificación del viernes, Pepe estuvo rodando constantemente entre los diez primeros. La interrupción de la qualy a causa de varios accidentes, le dejaron finalmente en el décimo tercer puesto, su mejor resultado en clasificación hasta el momento. Sus buenas sensaciones y el ritmo que presentaba, auguraban una buena carrera. Sin embargo, para la primera manga contaba con una sanción del pasado Gran Premio de Austria y se vio obligado a retroceder 3 posiciones de parrilla, partiendo desde el décimo sexto lugar.

“Ha sido un fin de semana complicado. Hemos logrado nuestro mejor resultado en clasificación y en ese sentido ha sido positivo, pero al mismo tiempo no hemos tenido el final que esperábamos en carrera”, comenta el mismo piloto.

Desafortunadamente, en la vuelta de formación de la primera carrera, hubo un malentendido con uno de sus compañeros de equipo y quedó dañada la vieleta de su monoplaza. Los mecánicos hicieron lo que pudieron en la parrilla, pero el coche no estaba en perfectas condiciones durante la prueba. A pesar de ello, logró terminar décimo cuarto, dos posiciones por encima de su posición de salida.

“La primera carrera del fin de semana se comprometió tras un toque antes de empezar por un mal entendido con mi compañero de equipo. Fui toda la carrera con la rueda delantera izquierda tocada y eso me provocaba una pérdida de tiempo y un problema a nivel de prestaciones y balance”, comenta Martí.

En la segunda manga, igual que en la primera, comenzó sobre pista mojada, que se fue secando a medida que pasaban las vueltas. En el segundo viraje, Pepe no pudo evitar un bloqueo de frenos, que le obligaron a hacer medio trompo, dañando el frontal de su monoplaza al impactar con otro participante. Esto le obligó a parar en boxes para cambiar las piezas deterioradas, perdiendo toda opción a luchar por los puestos delanteros. En la parte final de la carrera, la pista se fue secando y Martí fue uno de los primeros pilotos que paró en boxes para poner neumáticos de seco. Esto le permitió obtener tiempos por vuelta entre el top3 de la carrera.

“La carrera de hoy domingo ha sido más o menos igual, he tenido un problema en la segunda curva, he bloqueado los frenos y he perdido un poco el control del coche, impactando con otro piloto. He tenido que entrar a boxes para cambiarlo y una vez lo hemos cambiado ya estábamos a un minuto del paquete. Así que carrera perdida y una pena porque el ritmo era muy bueno. Estábamos en el top3 de los más rápidos de pista, así que podríamos haber luchado por los puntos. Cuando hemos parado para poner los ‘slicks’, lo hemos hecho en la vuelta que tocaba o una antes como mucho y le habríamos podido sacar partido de ello”.

“Es una gran pena porque ha sido otro fin de semana en el que teníamos mucho potencial y nos podríamos haber llevado un buen resultado a casa. Ya van casi 3 o 4 fines de semana así, y es una lástima porque en este caso, después de la clasificación me esperaba más. Seguramente fui demasiado ambicioso y eso me hizo cometer algunos errores, pero aprenderemos de ellos. Ha sido el fin de semana en el que hemos sido más rápidos, solo a tres décimas en seco y siendo de los más competitivos en agua. Solo queda decir que tengo muchas ganas de llegar a SPA, un circuito que adoro, y de afrontar las últimas tres citas del año. Ahora toca desconectar para volver a cargar baterías, que también es muy importante”.