Pepe Martí termina su primera temporada de FIA F3 en los puntos



El piloto español concluyó su primera temporada de Fórmula 3 en Monza, tras un año de aprendizaje como rookie de la categoría.

Martí logró mejorar en el clasificatorio y rodó por primera vez en las posiciones delanteras, sumando sus primeros puntos en este campeonato.

“Hemos empezado a estar delante en esta última cita y realmente creo que lo merecíamos mucho antes porque el ritmo y la velocidad estaban. No obstante, esto nos hace más fuertes para el arranque de la próxima campaña y todo lo que hemos aprendido y la experiencia que hemos sumado es increíble”.



El Campeonato de FIA Fórmula 3 celebró su última cita en el histórico circuito de Monza, donde Pepe Martí pudo por fin luchar en los puestos delanteros, y sumar sus primeros puntos en la competición. El piloto de 17 años, logró efectuar una buena ‘qualy’ al obtener en Monza el 10º mejor registro, hecho que le permitió salir tercero en la carrera “sprint” del sábado por parrilla invertida, y décimo en la del domingo que cerraba el campeonato.

En la primera manga, el piloto de Campos logró mantener el tercer puesto en la salida, e incluso se permitió el lujo de contactar y amenazar a los pilotos de delante en las primeras vueltas. Sin embargo, la primera intervención del coche de seguridad rompió el ritmo de todos los participantes, y Pepe se vio inmerso en una intensa lucha dentro de un apretado grupo en el que se encontraban los candidatos al título, con monoplazas más competitivos. Una pequeña salida de pista pisando la grava del circuito, empeoró el comportamiento de su coche, pero al final logró terminar en la novena posición, marcando sus primeros puntos en el campeonato.

En la segunda carrera, disputada el domingo, Pepe ocupaba el décimo lugar de la parrilla, y al final de la primera vuelta ya había ganado un puesto. El coche de seguridad volvió a ejercer su papel a causa de salidas de pista, y esto volvió a romper el ritmo que llevaban los pilotos. Los neumáticos del coche de Martí comenzaron a degradarse, y esto comprometió la estabilidad del monoplaza. El piloto de Barcelona, se vio involucrado de nuevo en una dura lucha con los líderes del campeonato, y en la parte final de la carrera recibió un golpe de otro participante que le obligó a detenerse en boxes para cambiar una rueda. De esta forma, terminaron las aspiraciones del piloto de terminar una vez más en los puntos.

“Fue una carrera difícil porque íbamos bien y otro piloto me sacó de pista. Estábamos rodando en la décima posición y con las sanciones que se aplicaron, hubiéramos terminado alrededor del sexto puesto. Es una pena porque estaba rodando mucho mejor que la carrera del sábado, cometiendo menos errores de ‘rookie’. El incidente no fue mi culpa, así que es una verdadera lástima. No estoy nada enfadado pero ojalá hubiera más carreras para seguir demostrando donde podemos estar”.

“Hemos empezado a estar delante en esta última cita y realmente creo que lo merecíamos mucho antes porque el ritmo y la velocidad estaban. Después de todo el trabajo que hemos hecho, hace un par de carreras que deberíamos haber rodado en las posiciones de puntos pero la suerte no ha estado de nuestro lado y en ese sentido me voy con un poco de pena. No obstante, esto nos hace más fuertes para el arranque de la próxima campaña y todo lo que hemos aprendido y la experiencia que hemos sumado es increíble”. “Me lo he tomado como un año de juntar experiencia, afrontar situaciones nuevas y lidiar con algunas de ellas difíciles e intentar sacar el máximo provecho. Tocaba aprender y disfrutar. Me hubiera gustado no estar tan atrás y hacer podios, pero el balance es positivo. He crecido como piloto y como persona y al final eso es lo que importa. Los deportistas siempre queremos seguir creciendo e intentar alcanzar nuestro máximo potencial y hemos trabajado mucho en ello. Espero que en los próximos años pueda seguir aprendiendo, mejorando y disfrutando de este magnífico deporte”.

Pepe Marti termina así su primera temporada en la FIA F3 con unas carreras en el templo de la velocidad, en las que ha podido medirse directamente con pilotos más experimentados, consiguiendo además sus primeros puntos. Un regalo merecido tras una primera temporada que suele ser la más dura para todos los debutantes.